4 de octubre, Día mundial del animal. Hablamos del lobo

El antecesor del perro, el lobo, con el que comparten el 99,8 % de material genético, ha generado siempre polémica entre diferentes sectores.

Día mundial del animal

Este día es, desde 1929, el día para reivindicar la conservación de todas las especies animales, ya sean mascotas o fauna silvestre.

Fue creado por iniciativa de Organización Mundial de Protección Animal y su primer objetivo fue abordar el problema de especies en peligro de extinción.

Elegimos hablar del lobo por ser una especie amenazada cuya población ibérica estuvo a punto de extinguirse en los años 70 por la persecución del hombre. Y que hoy en día sigue en una situación delicada, siendo su gestión siempre un motivo de polémica.

Cuál es su situación en la actualidad

Tras haber llegado cerca de su extinción en los años 70 (menos de 200 ejemplares), pues se consideraba plaga y se fomentaba su muerte con recompensas, se establecieron medidas de protección- Y su población en la península ibérica se ha incrementado hasta los 1.500 o 2.000 ejemplares, el último censo oficial se hizo en 1998, así que no se tiene un número muy exacto.

En Portugal el lobo está catalogado como especie “En Peligro de Extinción”, lo cual implica el máximo grado de protección legal en su ámbito nacional.

En España los lobos situados al sur del Duero están incluidos en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. El resto de la fracción española de lobos carece de esa cobertura legal.

Los lobos presentes en el norte de España están considerados como especie cuya explotación sea compatible con el estado de las poblaciones. Por tanto se puede cazar cuando así lo determinen los organismos competentes.

Con estas medidas, la especie sigue en un estado vulnerable, los principales problemas con los que se enfrenta el lobo en España son:

  • Incremento de la presión humana sobre el hábitat del lobo
  • Incendios forestales
  • Competencia con intereses ganaderos y de cazadores, que derivan en batidas, caza furtiva, envenenamientos…
  • Impacto de las autovías, que fraccionan el territorio, aislan grupos poblacionales y causan atropellos

En calle de un pueblo de Huesca

En calle de un pueblo de Huesca

Y es que la situación es difícil:  a veces se tardan años en pagar las indemnizaciones a los ganaderos, hay presiones para aumentar el número de ejemplares que se pueden cazar. Hay programas de protección específicos del oso y del lince pero no del lobo…

Por otro lado, hay un gran proyecto para grandes carnívoros de WWF en colaboración con la UE. El proyecto tiene como objetivo reunir y compartir conocimientos sobre la coexistencia entre humanos y grandes carnívoros en la Unión Europea. Se abordan diversos enfoques para la gestión de los problemas sociales, económicos y ecológicos.

Se están proponiendo medidas como:

  • vallados eléctricos
  • mastines
  • localización GPS de los lobos
  • desbroces (atacan menos en terreno abierto)
  • y ayudas para estas protecciones.

 

 

 

 

La importancia del lobo en el ecosistema

Los grandes depredadores son imprescindibles para el mantenimiento de la biodiversidad de los ecosistemas.

  • En el caso del lobo, su dieta se basa en la caza de ungulados silvestres (corzo, ciervo y jabalí) y cazan individuos vulnerables o viejos
  • Además se adaptan y si en una zona crece la población de roedores, los cazarán hasta que se regule esta población
  • Al ser competencia natural de otros depredadores más pequeños, si se disparara la población de alguna especie, también la cazarían, regulando también en este caso.

Por tanto si eliminamos a un gran depredador como el lobo de un ecosistema, incrementa la población de otros depredadores más pequeños y de ungulados.

La sobrepoblación de ungulados puede tener un impacto muy negativo sobre los bosques. El territorio puede soportar a un número determinado de individuos. Si la población sobrepasa ese número, su hábitat no será capaz de producir el suficiente alimento para todos. Estos, sin embargo, seguirán alimentándose de cualquier rastro de vegetación disponible, comprometiendo la regeneración del arbolado.

Si hay menos plantas, la erosión aumenta y se podrían perder las capas más superficiales de los suelos, lo que reduciría su fertilidad en años venideros.

La sobrepoblación de cualquier especie, genera problemas sanitarios, siendo necesaria que la labor del lobo tanto en la regulación de poblaciones como en la caza de individuos enfermos o débiles. Así se evita que animales enfermos propaguen una enfermedad.

Hay otras perspectivas, como el turismo para el avistamiento del lobo (ecoturismo), que a nivel local, puede ser muy beneficioso para la economía.

Debido a la función determinante del lobo en los ecosistemas, creemos que se debe hacer un esfuerzo por parte de las administraciones públicas por conservar la especie, establecer políticas de conservación, ayudar a los ganaderos a proteger a los ganados y, por supuesto, perseguir la caza furtiva de esta o cualquier especia.

Además te animamos a consultar este interesante artículo sobre  la morfología y costumbres del lobo.:

Sin perder de vista que comparte el 99,8% de sus genes con nuestros perros domésticos, analiza su naturaleza y trata de buscar similitudes entre ellos. Después de esto, a lo mejor tienes otra visión de por qué no debemos humanizar a nuestro perro

 

Share This
X