Sin duda alguna nuestro perro nos da felicidad. ¿Y él? Si te preguntas cómo de feliz es mi perro, repasa las 5 claves para hacer de tu perro un perro feliz.

Si algo nos importa tanto como nuestra felicidad, es la felicidad de nuestro círculo más cercano y un miembro relevante de este círculo es sin duda nuestro perro. Así no es de extrañar que en más de una ocasión nos preguntemos, cómo de feliz es mi perro o qué necesita para ser un perro feliz. Por supuesto tiene asegurado nuestros cuidados y cariño, que van por toneladas, pero ¿hay algo más?.

 

Las 5 claves para hacer de mi perro un perro feliz

Al igual que nosotros en la pirámide de Maslow, en la pirámide de necesidades caninas, nuestro perro, según va cubriendo sus necesidades básicas, desarrolla otro tipo de necesidades más complejas. Así una vez satisfechas las necesidades biológicas y emocionales, que constituyen la base de la pirámide, vemos que nos demanda otro tipo de necesidades de carácter social, de aprendizaje o cognitivo. Si leemos la pirámide desde la base hasta el pico tenemos:

 

 

Necesidades biológicas

Son aquellas necesidades fisiológicas que permiten a nuestro perro estar vivo y mantener el equilibrio y el bienestar interno de su cuerpo. Son las necesidades básicas que cualquier perro debería tener cubiertas:

  • una buena alimentación
  • ejercicio diario según sus necesidades
  • agua limpia y fresca disponible
  • refugio/protección
  • un lugar cómodo dónde dormir
  • aseo periódico
  • control veterinario al día.

Necesidades emocionales

Definidas como todas aquellas necesidades que atañen al bienestar emocional de nuestro perro. Cuando se siente seguro, confía en sí mismo y en su entorno, tiene este escalafón de la pirámide cubierto.

Necesidades sociales

Nuestros perros son animales gregarios, necesitan agruparse en manadas o formar grupos sociales con nosotros los humanos. Aquellos perros que viven aislados, sin la oportunidad de generar vínculos con otros individuos de su especie o con personas, son perros a los que se les está privando de una necesidad comportamental básica.

Necesidades de entrenamiento amable

Linda Michaels es una defensora acérrima del adiestramiento basado en el refuerzo positivo. Es por ello que, en su pirámide, hace especial hincapié en la utilización de técnicas amables y respetuosas para cubrir las necesidades de entrenamiento del perro.

Necesidades cognitivas

Nuestro perro necesita retos mentales a diario. El aburrimiento es fuente de múltiples problemas de comportamiento. Buenas opciones que estimulan son:

  • los juguetes porta golosinas (Kong)
  • juegos de olfato
  • puzzles o juegos de inteligencia.

En todos ellos hay niveles de dificultad. En este sentido siempre es recomendable ir del nivel más sencillo al más complejo, siempre que sea estimulante y evite la frustración.

No hay nada nuevo bajo el sol y como ya sabrás a estas alturas tener en cuenta y cubiertas estas necesidades en nuestro perro parece alcanzable, deseable y lógico para que sea un perro feliz. Una pirámide de estas características nos hace más fácil realizar un seguimiento y conocer cómo de feliz es nuestro perro además de mostrarnos si hay algo más que podamos incorporar para que así sea.

¿Has chequeado esta lista?

 

 

Share This
X