Toma nota de las cosas de la casa más peligrosas para tu perro o gato y haz lo posible por mantenerlas fuera de su alcance.

 

Además de a los alimentos, visto en el primer post de esta trilogía de alimentos y sustancias nocivos, hay que prestar especial atención a detergentes y otras sustancias que pueden atraer a los animales; sobre todo a los cachorros, que suelen meter el hocico en todas partes, y resultar muy nocivas aún en pequeñas dosis.

No es habitual que se acerquen a lejías y detergentes de olores fuertes. Pero atención a productos de limpieza de olores más suaves. También pueden ingerir otros elementos por el hecho de estar en la basura mezclados con restos más apetitosos como restos de chorizo… la tentación es demasiado fuerte.

Como ya os adelantamos, os damos a continuación una lista de sustancias a mantener fuera del alcance de vuestros compañeros de 4 patas, perros y gatos. Y no olvides la facilidad de estos últimos de encaramarse a las alturas.

  • Líquido refrigerante de motor: es inodoro y dulce, si se ingiere puede ser letal.
  • Disolventes: Los disolventes puede provocar quemaduras o irritación si se ingiere o incluso por contacto con la piel.
  • Insecticidas o raticidas: en el caso de los elementos que se dejan puestos para ahuyentar, tened la precaución de dejarlo en lugares donde no puedan acceder vuestros peludos, sobre todo los raticidas llevan una gran cantidad de veneno. E importante: no uséis antipulgas o similar de perros para gatos!

  • Tabaco: ojo a las colillas en ceniceros y basura y los paquetes abiertos de tabaco. El tabaco de mascar suele llevar melazas o siropes que los hacen más atractivos para los perros y gatos.

Los síntomas por intoxicación son: alteración del sistema nervioso central, descoordinación, desorientación, temblores y taquicardia.

  • Alcohol: Todas las bebidas alcohólicas son tóxicas para los animales, pudiendo provocar diarrea, vómito, temblores, descoordinación, dificultad respiratoria, incluso pérdida de conocimiento, el coma o la  muerte. A nivel hepático, los animales no tienen enzimas que permitan metabolizar sus componentes, por lo que tampoco se les deben dar alimentos que contengan alcohol aunque sea en pequeñas dosis.
  • Lúpulo y cerveza: El lúpulo, tanto la planta fresca (Humulus lupulus), como seca y la flor es muy tóxica para perros y gatos. Dependiendo de la dosis y de la especie y raza, puede provocar un aumento de la temperatura corporal, incluso convulsiones y la muerte. Es más peligroso en razas con tendencia a hipertermia, como por ejemplo las razas nórdicas.
  • Marihuana: Sí, muchos veterinarios dicen que han visto este caso en varias ocasiones. Tiene efectos neurológicos y digestivos. Dependiendo de la dosis los efectos pueden duran entre 30 minutos y 96 horas, y pueden requerir recuperación en clínica con fluidoterapia intravenosa.

Los síntomas son ya perceptibles con dosis de 84,7 mg/kg, menos incluso en el caso de los gatos.

La toxicidad se mantiene cuando se agrega a alimentos y además será más tentador para nuestros peludos.

  • Moho: La ingesta de moho en cantidades relevantes puede provocar temblores y golpes de calor.

  • Cintas, cuerdas, piedras: riesgo de ahogo u obstrucciones intestinales.
  • Pegamentos: todos son nocivos pero además algunos son muy peligrosos si se ingieren porque multiplican su volumen en minutos.

  • Medicamentos: Hay gran cantidad de medicamentos comunes en los hogares que son muy peligrosos para nuestras mascotas. Por ejemplo antiinflamatorios como aspirina o ibuprofeno, vitaminas, medicamentos para los catarros, antihistamínicos y antidepresivos.

En un próximo y tercer post de este bloque de alimentos y sustancias nocivos para perros y gatos os contaremos cuales son las plantas más comunes de nuestro hogar que pueden ser tóxicas para nuestros peludos.

Share This
X